Majestuoso Miércoles Santo, por Jose Manuel García Bautista

Jose Manuel
Jose Manuel García Bautista

Para el recuerdo quedará siempre el Miércoles Santo, una jornada calurosa en la que Sevilla disfrutó de sus hermandades, en esa variopinta muestra que va desde la algarabía de “La Lanzada” o “Los Panaderos” hasta la seriedad y el luto del “Cristo de Burgos”.


Comenzó la jornada en el barrio de Nervión esperando a la hermandad de La Sed con momentos obligados en puntos tan emblemáticos y señeros como el hospital de San Juan de Dios o a su paso por el casco histórico.
Desde el centro la Hermandad Carmelita de las Maravillas de María y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Paz y Nuestra Señora del Carmen en sus Misterios Dolorosos con una impresionante salida que recuerda, por días, a la salida de San Esteban. Hospitalaria Hermandad Sacramental de Congregantes de la Concepción Inmaculada de la Santísima Virgen María y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Sed y Santa María de Consolación Madre de la Iglesia, San Juan Evangelista y San Juan de Dios, un prodigio de coordinación y agilidad para cubrir un amplio y vistoso recorrido por la vieja Híspalis.


Junto a misterio de Nuestro Padre Jesús de la Paz en las negaciones de San Pedro, maravillosamente acompañado a golpe de marcha casi todo el recorrido, está la Virgen del Carmen, que tantas pasiones despierta, y que desde Omnium Sanctorum obran el milagro todos los años para ir camino de la mítica Alameda de Hércules.
Popular como pocas es la Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental de la Pura y Limpia Concepción de la Santísima Virgen María, Ánimas Benditas del Purgatorio y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Salud, María Santísima del Refugio, Santa Cruz, Ntra. Señora del Patrocinio, Santa Bárbara y San Bernardo, que en su barrio, de toreros, causa furor entre su cálido público que lo espera pacientemente.


Maravilloso el palio de la Virgen del Refugio tras su hijo, el Cristo de la Salud a la sombre de la antigua fábrica de artillería. Una hermandad para no perderse su regreso al barrio en el puente de San Bernardo.
El sevillano enmudece con el Buen Fin, con la Real, Ilustre, Antigua, Fervorosa y Franciscana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santo Sudario, Santísimo Cristo del Buen Fin y Nuestra Señora de la Palma. Su palio es muy singular con un diseño regionalista y unos ángeles tallados primorosos.
Importante la copia de la Sábana Santa que procesiona con ella, copia fidedigna tomada de la original y que hace que el templo de San Antonio de Padua se honre de tenerla. El paso de Cristo representa el momento en el que se desclava el cuerpo de Jesús de Nazaret de la cruz.
En San Martín resuena una campana, parece doblar a muerto, de allí, con un silencio sepulcral en su salida sólo interrumpida por la voz del capataz sale “La Lanzada”, la Imperial, Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad del Santísimo Sacramento, Inmaculada Concepción de Ntra. Sra., Santa Espina de la corona de Ntro. Señor Jesucristo, Ánimas Benditas del Purgatorio, San Martín de Tours Obispo, Ntra. Sra. de la Esperanza Divina Enfermera y Real Archicofradía de Nazarenos de la Sagrada Lanzada de Ntro. Señor Jesucristo, Ntra. Sra. de Guía, San Juan Evangelista y María Stma. del Buen Fin.


Sencillamente maravilloso el primer paso que se aleja buscando la Carrera Oficial, tras él la dolorosa de la Virgen del Bien Fin de Juan de Astorga, fina como pocas y despertando la admiración y devoción de todo aquel que lo ve.
Reconozco que tengo debilidad por aquellos pasos que llevan una Piedad, la Madre o su Hijo muerto, el Miércoles Santo tiene su sitio El Baratillo, el señorío de la calle Adriano, serie y humilde a la vez que derrochando fe.
La Antigua y Fervorosa Hermandad de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Misericordia y Ntra. Señora de la Piedad, Patriarca Bendito Señor San José y María Santísima de la Caridad en su Soledad que tiene, a espaldas de la Real Maestranza, su momento algo a la entrada, con miles de personas, en las estrechura no sentida por que el sentimiento está allá donde llegan sus ojos, con la Virgen de la Piedad, con el Cristo de la Misericordia, con la Virgen de la Caridad… El Postigo lloró, derramó lágrimas de fe, al verlo pasar.


La seriedad, el luto, lo poner el Cristo de Burgos, la Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad del Santísimo Cristo de Burgos, Negaciones y Lágrimas de San Pedro y Padre de Dios de la Palma. Destaca la imponente canastilla del primer paso, en caoba y con unas cartelas primorosas, una joya del labrado. El crucificado es el más antiguo de la Semana Santa, oba de Bautista “El Viejo” iluminado con cuatro hachones que rompen la penumbra de la noche a su regreso cuando está a punto de entrar y la Plaza del Cristo de Burgos se eclipsa ante el paso de los titulares.
Nuestra Madre de Dios de la Palma mirando al cielo, tal vez buscando al Hijo y rogando al Padre… Todo es posible.
Las Siete Palabras hace que todos enmudezcan, Real e Ilustre Hermandad Sacramental de Nuestra Señora del Rosario, Animas Benditas del Purgatorio y Primitiva Archicofradía del Sagrado Corazón y Clavos de Jesús, Nuestro Padre Jesús de la Divina Misericordia, Santísimo Cristo de las Siete Palabras, María Santísima de los Remedios, Nuestra Señora de la Cabeza y San Juan Evangelista. Arrebatadora escena en su primer paso, desgarrador dolor.
La Virgen de la Cabeza bajo su palio con un acompañamiento musical soberbio rompiendo la noche en su discurrir hacia su templo, al regreso de la catedral al son de “Amargura”.


Momento álgido… Se abren las puertas en la calles Orfila, de José Gestoso comienzan a incorporarse los nazarenos de la hermandad de Los Panaderos al cortejo, de la Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Archicofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder en su Prendimiento, María Stma. de Regla y San Andrés Apóstol.
Derroche de color, de imaginación, de buen gusto, de marchas eternas en un marchar sin fin, el camino hacia la Campara maravilla a todo el que lo ve. Elegante el caminar de Jesús del Prendimiento, otro “barco” de nuestra Semana Santa y dulzura sin igual en la Virgen de Regla…
Cuando se cierra el portón de Órfila la ciudad se prepara para descansar antes de su noche más larga… Tras el Jueves Santo llega la “Madrugá”.

Sevillanía Redacción

Next Post

Las altas superan a los ingresos hospitalarios por segundo día en Andalucía

Jue Abr 9 , 2020
Por segundo día consecutivo, el número de ingresos hospitalarios por coronavirus (132) es inferior al de altas (152). También, desde el pasado lunes, la cifra acumulada de pacientes curados es superior a la de fallecimientos: 1.193 personas frente a 652. En el lado negativo, los fallecimientos han disminuido en 30 personas, […]