Multas y hasta pena de cárcel por intentar reintroducir un delfín en el mar en Almería

Los cetáceos o tortugas marinas son animales altamente protegidos y su manipulación está sujeta a la autorización por parte de la administración

Un técnico de Equinac y la Guardia Civil a la espera del traslado de un delfín en la costa almeriense. – ABC

Sucedió esta semana en la costa de Roquetas de Mar en Almería, pero es algo habitual en todo el litoral andaluz. Un delfín vara en la arena y cientos de bañistas corren a tocarlo e intentar reintroducirlo al mar, al final fallece. Este tipo de actuaciones constituyen un delito con multas e incluso pena de cárcel.

«Cuando un cetáceo o una tortuga marina vara es porque tiene un problema. Estos animales no son peces, ambos necesitan respirar fuera del agua, como los humanos. Si los reintroduces por tu cuenta, puedes propiciar que mueran ahogados», explica la coordinadora de Equinac, Eva Morón. Por ello, se informa a los bañistas que tienen que avisar al 112 para que alerte a los responsables

 de la asistencia en la zona, en el caso de Almería esta ONG que está autorizada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Tanto los cetáceos como las tortugas marinas están protegidos y no pueden ser manipulados sin autorización por parte de la administración y así queda recogido en la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad que contempla multas por infracciones de leves a muy graves que van desde 300 a 2.000.000 de euros. «Los bañistas suelen ir de salvadores para reintroducirlo o lo peor, las ansias por tocarlo o fotografiarlo que generan en el animal una situación de estrés, se le fuerza a respirar debajo del agua, pero es un mamífero marino y como los humanos necesita de aire atmosférico», indica Morón.

Y es que cuando vara un cetáceo en la arena es porque no tiene fuerzas para nadar y salir a respirar. La situación se agrava cuando hay personas en la zona que tienen conocimiento del rescate y explican a la gente que no realice estas prácticas y que suelten al animal. Equinac procederá a denunciar ante la Guardia Civil a las personas que no acaten las indicaciones porque no se les perturbar o agolparse encima, dañarlos o causarles la muerte, está prohibido por ley y tipificado penalmente.

Más de 35 personas forman parte de Equinac, que actúa desde Pulpí hasta Adra, cubriendo toda la costa almeriense. Este tipo de organizaciones realiza una labor de concienciación y también de rescate, toma de muestras y datos para su estudio. Las especies más frecuentes que varan en las costas son el delfín listado y la tortuga boba, en muchas ocasiones suelen llegar muertos o con patologías muy graves.

Medición a una tortuga boba varada en la arena.
Medición a una tortuga boba varada en la arena. – ABC

Cada año varan en la costa una cantidad considerable de mamíferos marinos por diversas razones. Dependiendo de su estado constituyen una fuente de información importante que puede en algunas ocasiones jugar un papel crucial en el marco de la conservación de estas especies amenazadas y sus hábitats.

Nunca se debe olvidar que estos animales están en su sitio, el mar, y nosotros no. Durante el verano también se persiguen otras acciones que también son un delito como acosar a los delfines con embarcaciones o motos de agua, en muchas ocasiones con el «afán de conseguir un vídeo o un selfi» para luego publicarlo en redes sociales.

Fuente: ABC

Sevillanía Redacción

Next Post

Los astronautas que vayan a Marte tendrán que pasar por Venus

Mar Jul 14 , 2020
Un grupo de científicos propone ejecutar una maniobra de asistencia gravitatoria en el tórrido planeta y aprovechar para hacer observaciones científicas Evidentemente el camino más corto entre dos puntos es la línea recta. Pero, ¿qué pasa si estamos en el espacio y hay que tener en cuenta la gravedad de […]

Categorías