“El riesgo de infectarse en el Virgen Macarena no es mayor que el de cualquier ciudadano”

Un nutrido grupo de profesionales del hospital firman un manifiesto en el que aclaran las circunstancias de la infección masiva de sanitarios en el centro

Jesús Rodríguez Baño, jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen Macarena.

Jesús Rodríguez Baño es la voz visible del equipo Covid en el Hospital Virgen Macarena. Como jefe de la unidad de Enfermerdades Infecciosas del centro ha capitaneado un manifiesto firmado por un nutrido grupo de profesionales con el objetivo de esclarecer una cifras de contagios entre los sanitarios del centro, que asegura está lejos de los datos que manejan como trabajadores del centro.

A día de hoy, y como ha publicado esta periódico, son 138 los sanitarios contagiados por coronavirus en el hospital y atañe la “confusión” creada a un problema bien de “transmisión de datos” o bien de “interpretación”. Reconoce errores “como en todos los hospitales se han tenido” y, al igual que el consejero de Salud y Familias ha confirmado estos días, sitúa el origen del contagio entre trabajadores del hospital en las Urgencias, donde apunta que se contabilizaron “entre los días 20 y 22 de marzo” 53 positivos. 

-¿Cuál es la afectación actual del virus entre los sanitarios?

-Ha habido muchas noticias e información en los medios que a los profesionales del hospital nos ha extrañado muchísimo conociendo los datos reales. Tenemos la sensación de que la información de afectados o bien no se ha transmitido bien o no se ha interpretado bien. Lo cierto es que ahora mismo en el Virgen Macarena hay un estado de alarma entre los profesionales y los pacientes innecesario porque la realidad es que el número de profesionales infectados es de 138. Esto supone el 2,6% de todos los profesionales del hospital. Es la misma incidencia que ha dado el estudio de prevalencia en la provincia de Sevilla, quiere decir, que el riesgo de infectarse en el Virgen Macarena era el mismo que tenia cualquier ciudadano, no superior.

-¿Cómo explica ese descenso en el número de afectados en el hospital publicado hoy (por el viernes) respecto a las semanas anteriores?

-Yo creo que la mala interpretación ha venido porque se han dado los datos de bajas de personal relacionadas con sospecha o contactos de Covid y eso engorda mucho la cifra de afectados, por así decirlo. En el hospital se ha sido particularmente cuidadoso y cuando ha habido un profesional infectado o un paciente no esperado que ha dado positivo se ha buscado a todo el personal que ha estado en contacto con ese paciente de manera proactiva y se le ha dado de baja para hacerle un cultivo en los próximos días. Esas bajas no eran de profesionales infectados, eran de personas que estaban en estudio y afortunadamente la inmensísima mayoría han sido y son negativos. La realidad es que el porcentaje de infectados en el hospital, que todos me duelen como si fuera yo mismo, es la misma incidencia que ha dado el estudio de prevalencia en la provincia lo que quiere decir que el riesgo de infectarse en el virgen macarena era el mismo que tenia cualquier ciudadano y eso nos refuerza que el hospital ha hecho las cosas bien. Claro que ha habido dificultad de disponibilidad de EPIS las primeras semanas, como en todos los hospitales, y que al principio no nos recomendaban el uso universal de mascarilla, pero ni aquí ni en ningún hospital y todavía hay algunos que no lo indican, y yo creo que eso es lo que ha alarmado a los profesionales y lo entiendo perfectamente.

-¿Que puede contar de ese brote en las Urgencias al que alude la investigación de Salud?

-Queremos aprender de cualquier circunstancia que nos haya ocurrido. Es verdad que hubo un brote entre los días 20 y 22 de marzo en urgencias con exactamente 53 casos, que no son pocos, pero por el que se ha hecho una investigación interna por parte de Medicina Preventiva que llegó a la conclusión de que hubo una transmisión entre sanitarios, es decir, no de pacientes a sanitarios si no un brote entre los propios profesionales. Hemos visto estos brotes en otros hospitales, no somos originales en esto, ha pasado en muchos sitios, pero hemos aprendido y pusimos la mascarilla universal, que es crucial, porque no es fácil mantener la distancia de seguridad entre los profesionales y esto nos ha ayudado mucho.

-¿A qué pudo deberse ese foco?

-El problema estuvo en que al principio de la pandemia la dificultad de mantener la distancia de seguridad entre los profesionales fue muy alta. No usábamos mascarilla universal porque nadie lo recomendaba y cuando vimos que esto había pasado y la hipótesis del contagio fue precisamente esa, se implantó el uso de la mascarilla quirúrgica, también porque nos llegaron, y por eso o porque hemos podido ser más estrictos con las distancias, el numero de casos posteriores ya ha ido reduciéndose y ha sido el esperado en función de lo que ha habido en la población. 

-¿Ha tenido el centro problemas con los EPIS?

-Hemos tenido problemas de EPIS como en todos sitios y hemos tenido que contarlos para ver que no nos faltaban y teníamos los que necesitábamos. Al principio hubo incluso robos y tuvimos que ponerlos bajo llave y esto, entiendo que para el profesional, que encima que esta alarmado le dicen que no se los pueden dar estos medios porque están bajo llave, eso crea una situación de tensión tremenda, pero no era por no darlos, como todo el mundo puede entender, era por poder contar con ellos en una situación en la que verdaderamente hiciera falta.

-¿Cómo ha controlado el hospital la infección intrahospitalaria? 

-El hospital tiene 4.200 trabajadores y hemos hecho a más de 2.000 PCR. Se han estudiado tantos sanitarios que creo que hemos detectado todo lo que había y esto precisamente se ha vuelto en contra y creo que ha causado más alarma que beneficio. Fuimos el primer hospital que puso la mascarilla universal, el primero que ha hecho un cribado de todos los pacientes ingresados tanto los que sospechamos como los que no sospechamos de una posible infección y eso es un esfuerzo gigantesco pero ha elevado muchísimo el nivel de seguridad en el hospital y yo me atrevería a ponerlo ahora mismo a competir con cualquier hospital del mundo en cuestión de seguridad”.

-¿Qué opinión le merece la dimisión del gerente del hospital en estos momentos?

-De la situación particular de la dimisión del gerente prefiero no entrar. Creo que es una cuestión por una parte personal y creo que no me compete hablar de ello. No está entre mis actuaciones. Yo me considero un técnico y ahí no entro.

-¿Cuál es el objetivo de este manifiesto?

-Lo más importante es que los profesionales se sientan tranquilos y es lo que pretendemos con este manifiesto, tranquilizar a los trabajadores y a los pacientes. Por supuesto puede haber errores y puedes haber quejas, pero cuando vemos que se están confundiendo datos y vemos que las instancias oficiales no aclaran la situación a nosotros como profesionales del equipo Covid nos surge la obligación de tener que decir algo porque estamos confundiendo sin querer tanto a los medios de comunicación como al publico en general. Hemos estado tan ocupados y liados y absorbidos con la atención a los pacientes y a lo mejor lo que no hemos tenido es tiempo de poder explicarle todas estas cosas a la gente.

Fuente: Diario de Sevilla

Sevillanía Redacción

Next Post

Las UCI se vacían en Sevilla

Dom May 17 , 2020
El balance de casos diagnosticados de coronavirus en Sevilla a día de hoy es de 2.978. Los fallecidos con COVID-19 en Sevilla son en total 275. 1.196 personas han requerido hospitalización, de las que han tenido que pasar por las UCI sevillanas 148 personas. El número de curados del coronavirus en Sevilla y […]

Categorías